vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 4266505

COVID-19: Indicaciones sobre la prensa escrita y la restauración colectiva

Tanto el organismo Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos como la misma OMS han determinado que la principal vía de transmisión del coronavirus es la aérea; en concreto, se cree que la vía de propagación más habitual es el contacto persona a persona. De hecho, en los últimos meses se ha ido determinando que el contagio por contacto con material tiene poco riesgo si se establecen las medidas de protección pertinentes.

El GOIB quiere transmitir que la distribución de prensa escrita y la disponibilidad de esta para los clientes de los establecimientos en que es habitual que haya —como por ejemplo bares y restaurantes, o también las salas de espera de otros servicios— no está expresamente prohibida por ninguna norma en concreto del proceso de desescalada. Es más, leer los diarios no es una práctica que el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social haya prohibido o haya recomendado que se evite por el peligro de contagio, tal como se desprende de la Orden SND/414/2020, de 16 de mayo, para la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional establecidas después de la declaración del estado de alarma en aplicación de la fase 2 del Plan para la transición hacia una nueva normalidad.

Por su parte, en una nota que recogía los pronunciamientos hechos por la OMS y los principales institutos científicos y virológicos de referencia internacional, la Asociación de Medios de Información (AMI) recordó que «nunca se ha documentado la transmisión de la COVID-19 a través del papel de los diarios, ni tampoco por su uso compartido».

Por lo tanto, lejos de prohibir la presencia de prensa escrita a disposición de los clientes de los diferentes establecimientos, el GOIB entiende que es mucho más eficaz cumplir las medidas siguientes para evitar la transmisión del virus:

  • Para el lector, observar las medidas de prevención generales para todas las actividades; en concreto, a la hora de leer la prensa escrita, tomar la precaución de limpiarse las manos antes y después, sea con agua y jabón, sea con solución hidroalcohòlica. Se evitará la manipulación de boca, nariz y ojos durante la lectura.
  • Para el responsable del establecimiento, colocar la prensa escrita en un lugar concreto, con solución hidroalcohólica a disposición de los clientes y carteles informativos sobre la necesidad de lavarse las manos antes y después de leer la prensa.

En definitiva, con responsabilidad y sentido común se puede disfrutar de la presencia y la lectura de la prensa escrita en locales de acceso al público.

 

Palma, 18 de junio de 2020

Rubén Castro Ortega, director del Instituto Balear de Seguridad y Salud Laboral (IBASSAL)
Álvaro Gil Amigo, director general de Comunicación
Maria Antònia Font Oliver, directora general de Salud Pública y Participación