vuelve

Detalle de la noticia

Imatge 2483202

SFM readmite a diez trabajadores despedidos, para mejorar el servicio de tren

Servicios Ferroviarios de Mallorca (SFM), dependiente de la Conselleria de Territorio, Energía y Movilidad, ha reincorporado a un total de diez trabajadores que fueron despedidos durante la pasada legislatura a consecuencia de la política de recortes en los servicios públicos del Govern del PP.

Con la readmisión de los trabajadores se rompe la línea seguida por el anterior ejecutivo y se abre una nueva etapa que busca, por una parte, mejorar el servicio público de transporte por tren, y, por otra, dar una solución a personas afectadas por despidos que la justicia ha resuelto que eran contrarios a la ley y que, en lugar del supuesto ahorro publicitado por el Gobierno de José Ramón Bauzá, han provocado más gastos económicos a SFM y sufrimiento a las personas afectadas.

En una vista celebrada la pasada semana ante el juez, diez trabajadores de un total de doce que habían interpuesto una demanda conjunta contra SFM por su despido —y que habían ganado— optaron por la reincorporación a su puesto de trabajo que les ofrecía la actual dirección.

Ante la sentencia que declaraba la nulidad de la amortización de las plazas acordada durante la anterior legislatura, la anterior gerencia de SFM alegó que la empresa no necesitaba a los trabajadores y se les ofreció la indemnización por despido improcedente juntamente a los salarios de tramitación.

La realidad, no obstante, es otra y las quejas de los usuarios por el funcionamiento del servicio apuntan justamente a lo contrario: que el servicio necesita mejoras. Por ello, la actual gerencia de SFM, de acuerdo con los informes del Departamento de Explotación, ha considerado que sí son necesarios dichos trabajadores para dar un mejor servicio a los usuarios del tren.

De hecho, una parte de los trabajadores se incorporarán al servicio de taquillas de la Estación Intermodal de Palma, de forma que podrán estar abiertas desde las 5.45 horas de la mañana hasta las 22.00 horas para atender a los pasajeros que quieran comprar el billete en la ventanilla de la taquilla y no en las máquinas expendedoras. Hasta ahora, durante varias horas, las taquillas estaban cerradas y no han sido pocas las quejas recibidas por este motivo por parte de usuarios a los que no resultaba cómodo o posible utilizar las máquinas.

Otros trabajadores cubrirán puestos de trabajo en la estación de Marratxí, lo que permitirá ganar agilidad en la regulación de la circulación, y otros vuelven a su lugar como personal de intervención, lo cual se traducirá en que se pueda disponer de más personas para atender a los viajeros y llevar a cabo actuaciones con el fin de reducir el fraude.

Además de mejorar el servicio y devolver a estas personas el puesto de trabajo que perdieron ilegal e injustamente, la readmisión de los trabajadores supone un ahorro económico para SFM enfrente de las indemnizaciones que, en cumplimiento de las resoluciones judiciales, habían originado los despidos ordenados por los gestores anteriores.

De hecho, el volumen de los salarios de tramitación y de las indemnizaciones habría podido ser de alrededor de los 3,8 millones de euros, cifra que ahora se verá reducida con las reincorporaciones. A los trabajadores despedidos y que ahora se reincorporan justo se les pagarán los salarios correspondientes al tiempo que no han trabajado o la diferencia de sueldo en caso de que hayan tenido un empleo durante dicho tiempo con un salario inferior. Estas cantidades se determinarán en ejecución de sentencia. Tampoco tendrán indemnización los dos trabajadores que no han aceptado la reincorporación. El ahorro para SFM, al no tener que pagar las indemnizaciones por despido improcedente será superior a 344.000 euros.

Desgraciadamente, en algunos casos, la decisión de los anteriores gestores de despedir y después pagar indemnizaciones cuando la justicia ha tumbado sus decisiones ya se ha vuelto firme y no se ha podido plantear la reincorporación. Los despedidos fueron un total de 24.